sábado, noviembre 27, 2021

La OEA presionada a actuar tras comicios en Nicaragua

La Organización de los Es­tados Americanos (OEA) debe actuar tras las “elec­ciones ilegítimas” en Nica­ragua, urgieron el martes el secretario general del bloque regional y un al­to funcionario de Estados Unidos, que tildó al país centroamericano de “dic­tadura”.

“Rechazamos los resul­tados de las elecciones ile­gítimas en Nicaragua”, tui­teó el titular de la OEA, Luis Almagro, después del triunfo del presidente Da­niel Ortega el domingo.

Ortega, en el poder por las urnas desde 2007, ganó un cuarto mandato conse­cutivo con casi 76% de los votos, según cifras oficia­les, en un proceso electo­ral con opositores presos, partidos ilegalizados y de­cenas de miles de exiliados.

“Insto a países de OEA a responder a esta clara vio­lación de la Carta Demo­crática (Interamericana) durante su Asamblea” Ge­neral, agregó Almagro, en alusión al documento re­gional de defensa de la ins­titucionalidad que rige des­de 2001.

El martes, víspera del comienzo de la Asamblea General de la OEA, el cón­clave hemisférico anual que se celebrará esta se­mana en formato virtual, Ricardo Zúñiga, secretario adjunto para las Américas en el Departamento de Es­tado estadounidense, pi­dió una “respuesta regional contundente”.

“Los países de la OEA deben exigir juntos la res­tauración de la democracia

 en Nicaragua y la liberación inmediata incondicional de los presos políticos deteni­dos”, dijo durante una tele­conferencia de prensa.

“Una dictadura”,

según EEUU

Ortega y su esposa y vi­cepresidenta, Rosario Mu­rillo, “han impuesto una dictadura basada en el per­sonalismo y el poder fami­liar”, afirmó Zúñiga. “Resul­ta paradójico que Ortega y Murillo estén estableciendo una dictadura dinástica diri­gida por una familia al igual que lo hizo la dictadura de Somoza”, abundó.

Ortega ayudó al Fren­te Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda) a derrocar en 1979 al dicta­dor Anastasio Somoza.

La situación en Nicara­gua, sumida en una pro­funda crisis política tras las masivas protestas contra Or­tega que estallaron en 2018, se debatirá en la Asamblea General de la OEA a pedido de Canadá, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos y Para­guay, según el temario ten­tativo publicado por el ente regional.

La cita se realiza luego de que 26 de los 34 miem­bros activos de la OEA aprobaron el 20 de octubre una resolución pidiendo elecciones libres en Nicara­gua y exigiendo la “libera­ción inmediata” de los opo­sitores detenidos.

El texto, muy similar a otro adoptado el 15 de ju­nio con igual número de vo­tos a favor, advierte que la OEA puede tomar “otras ac­ciones” con relación a Nica­ragua durante su Asamblea General, el máximo órgano de la organización.

Almagro ya pidió en junio activar los mecanismos pa­ra aplicar a Nicaragua el Ar­tículo 21 de la Carta Demo­crática Interamericana.

Esta disposición estable­ce que un país puede ser sus­pendido de la OEA si dos tercios de los Estados miem­bros deciden que se ha pro­ducido una “ruptura del or­den democrático” y “las gestiones diplomáticas han sido infructuosas” para re­vertir la situación.

 El quiebre

Un informe de la Secre­taría para el Fortaleci­miento de la Democra­cia de la OEA difundido el martes por Almagro describe el “quiebre de la democracia en Nica­ragua”, y exige la “ur­gente” liberación de los opositores detenidos, entre ellos siete aspiran­tes presidenciales.

El reporte señala ausen­cia de separación de po­deres, autoridad elec­toral “cooptada” por el Ejecutivo, libertad de ex­presión “bajo ataque”, críticos del gobierno pre­sos, partidos políticos cancelados, falta de ob­servación electoral in­dependiente, disidentes exiliados y falta de ga­rantías de respeto de los derechos humanos.

Latest news
Related news

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: