martes, julio 5, 2022

Identifican mujer falleció en accidente en carretera Otra Banda-Verón

La Altagracia.-La mujer que perdió la vida este lunes en un choque en la carretera Verón-La Otra Banda era...

El alcalde del municipio Higüey doctor Rafael Baron Duluc (Cholitin), recibió la visita del Defensor del Pueblo el doctor Pablo Ulloa.

Pablo Ulloa, dijo sentirse agradecido por el recibimiento hecho por el municipio y a su vez agregó que este...

Senador de la provincia La Altagracia llama a impulsar movilidad sostenible en polos turísticos

Afirma que la guerra entre Rusia y Ucrania le ha dicho al mundo que la energía limpia sobre todo...

Las Siete Lagunas de Higüey: una bomba de tiempo para el medio ambiente y la salud de sus habitantes

ClimaLas Siete Lagunas de Higüey: una bomba de tiempo para el medio ambiente y la salud de sus habitantes

No contar con una planta que trate de manera adecuada las aguas residuales de la Ciudad Salvaleón de Higüey antes de ser vertidas a su destino final, es una realidad que afecta el medio ambiente y la salud de los humanos del municipio. 

Las aguas fecales de esta ciudad son vertidas crudas a Las Siete Lagunas, debido a que la planta de tratamiento tiene 15 años sin funcionar, cuya construcción fue hecha en el año 1970, por el gobierno de Joaquín Balaguer.  

Las Siete Lagunas, donde son vertidas las aguas residuales sin tratamiento alguno

Para la citada fecha, según el director del Ministerio de Medio Ambiente en La Altagracia, Santo Amado De la Rosa, más de 50 mil habitantes estaban conectados al sistema sanitario, lo que permitía que las aguas residuales luego de ser tratadas llegaran al rio del municipio San Rafael del Yuma, “pero ahora   llegan sin procesar al afluente, ya que el alcantarillado sanitario de aquí colapsó hace años, lo que se ha convertido en una bomba de tiempo para el medio ambiente del municipio Higüey”. 

“Es por eso que   la falta de una planta de tratamiento de aguas residuales tiene un   negativo impacto medioambiental muy difícil de medirlo, porque donde se presume que debería funcionar la planta lo único que existe es un depósito de materia fecal a cielos abiertos”, destacó De la Rosa. 

Indicó que, según varios estudios, la presencia de esa descomposición en la zona, repercute en la flora, fauna y en las aguas del subsuelo de esta demarcación. 

El rio Yuma, afluente donde llegan las aguas residuales de la ciudad sin ser tratadas

Santo Amado De la Rosa y Juan Guillermo Caraballo Rodríguez, director de la Unidad de Gestión Ambiental Municipal de la Alcaldía de Higüey, coinciden en que los diferentes gobiernos centrales, como los municipales, se han encontrado con esta problemática, y entienden que la planta depuradora   tiene mucho tiempo sin funcionar, porque ha habido descuido de las autoridades. 

 

 Caraballo Rodríguez dijo que los departamentos de Espacios Públicos, Planeamiento Urbano y la Unidad de Gestión Ambiental de la Alcaldía de Higüey realizan monitoreos constantes y operativos de supervisión con los fines de mantener la zona saneada y detener el aumento de asentamientos en la zona. 

Ruinas de lo que en su momento fue la planta de tratamiento de aguas residuales

 

Indicó que en el departamento que dirige se ha realizado estudios para poder analizar la situación real de Las Siete Lagunas, para poder preservar la biodiversidad del entorno, es por eso que “hemos programado que la recogida de basura sea más frecuente, para evitar que los ciudadanos la desechen en el agua, práctica que afecta de manera directa el medio ambiente”, dijo.  

Entiende que aplicando la Ley 64-00 sobre medio ambiente y recursos naturales, así como   la Ley de Gestión Integral y Co-procesamiento de Residuos Sólidos 225-20, que son   claras y esenciales, para contrarrestar el daño ambiental. 

 “Tenemos que educarnos y educar a los ciudadanos para contribuir y contrarrestar el daño medioambiental”, agregó.  

Un sistema sanitario deficiente 

En los últimos 20 años, La Altagracia no ha recibido ninguna inversión en materia de saneamiento, es por esto que el municipio Higüey cuenta con un deficiente sistema sanitario, debido a los altos volúmenes de desperdicios que maneja.  

Así lo detalló Lenin Carpio, director región Este del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (INAPA), quien agregó que la red sanitaria actual solo brinda servicios a un 20 por ciento de los sectores y el 80 por ciento restante   están administrando sus desechos en cámara séptica, práctica que según el incumbente puede afectar al subsuelo. 

Dijo que los sistemas de aguas residuales, pluviometría y alcantarillados no están preparados para el crecimiento que ha experimentado la población en los últimos años y no ha habido una ampliación del alcantarillado acorde al crecimiento poblacional y urbanístico que ha tenido el municipio. 

 

Consideró que el problema mayor es el de la red sanitaria “ahora mismo estamos encontrando   cuando la limpiamos botellas de cristal, plásticas, materiales de construcción entre otras cosas que no son propias de las tuberías sanitarias, que lo que se supone que maneja es heces fecales”. 

 

Indicó que las aguas residuales producidas en la ciudad Salvaleón de Higüey contaminan directamente los afluentes del municipio San Rafael del Yuma, cuya responsabilidad debería ser que el municipio la administrara y verterla al rio en la forma adecuada, ya que   las citadas demarcaciones son vistas como puntos a explotar en materia de turismo. 

 

 

 

Un reto gubernamental 

Constituye un reto para el gobierno la construcción de una planta de tratamiento que de optimo manejo a las aguas residuales de Higüey. 

Lenin Carpio dijo que la planta de Las Siete Lagunas va a entrar en licitación pública en julio de este año 2022, cuya inversión, según un levantamiento, oscila entre los 80 y 90 millones de pesos, posteriormente se rehabilitará y se hará el saneamiento de la ciudad”. 

Agregó que, para la citada fecha, el INAPA se tiene contemplado incluir otros sectores en la red sanitaria, pero que se le está dando prioridad a la habilitación de la planta de tratamiento, a la que se le colocará una verja perimetral completa, para que tenga mayor capacidad que la que existía años atrás.  

 

Dijo que con la habilitación de la planta que trate las aguas residuales se elevará la calidad de vida de los higüeyanos, ya que a consecuencias de no tenerla hay un crimen ecológico que repercute de manera negativa en el medio ambiente. 

 

Riesgos en la salud 

Vivir cerca de donde son vertidas las aguas residuales de la ciudad sin el debido tratamiento, trae como consecuencias contraer varias enfermedades, ya que a que en el entorno se desarrollan roedores, plagas y vectores que se anidan en los hogares.  

El doctor Samuel Cueto Santana encargado provincial de vigilancia epidemiológica, consideró que las enfermedades hídricas también tienen más presencia en el lugar, ya que las aguas vertidas a la intemperie son altamente contaminadas, sumándosele a esto los vertederos improvisados, lo que representa un peligro constate para salud de las personas que residen en la periferia de la zona. 

 

Dijo que en la Laguna existe presencia de peces con un alto contenido de contaminación, cuyo también puede provocar enfermedades. 

Enfatizó que de no habilitarse la planta de tratamiento existe el riesgo de que las personas se sigan enfermando y de que se siga contaminando el subsuelo, lo que puede impactar en áreas más lejanas. 

 “Es una situación terrible vivir como vivimos aquí, por el mal olor, las aguas negras y la basura que nos arropa. Vivir cerca de esta laguna es un infierno, porque estamos expuestos enfermedades y contaminación, cuando llueve la laguna se desborda y el agua entra a nuestras casas, arrastrando materia fecal y basura, dañándonos muchos de los tiestos que como pobres compramos”, expresó con indignación Modesta Rijo, residente en la periferia de donde funcionaba la planta de tratamiento de las aguas residuales Las Siete Lagunas. 

 Rijo vivió de cerca las consecuencias que implican habitar en el lugar donde son vertidas las aguas residuales de la ciudad sin previo tratamiento. Dijo que allí los niños viven con sarpullidos y se enferman con frecuencia. “Mi hija de 13 años se me enfermó de dengue, suerte y gracias le doy a Dios que no era del dengue ese malo, del que mata; aunque duramos una semana en el hospital, porque a la niña no se le bajaba la fiebre”, expresó. 

La misma realidad de Modesta Rijo, también la viven los habitantes de Villa María, Villa Esperanza, Haití Chiquito, Los Soto Abajo, Cristo Rey, Villa Progreso y Las Caobas, quedan próximo hasta donde se extiende la pestilencia de esta planta de tratamiento de aguas residuales que colapsó hace más de dos décadas. 

 Luis José Payan Caraballo, coordinador provincial de Salud Ambiental de la Altagracia, indicó que la situación de Las Siete Lagunas afecta a todo el que reside cerca del lugar, por lo que el departamento que dirige realiza fumigación y descacharrización para evitar la proliferación del mosquito y las ratas del lugar. 

 

Agregó que Salud Ambiental en conjunto con Epidemiologia, realizan movilizaciones donde educan a las personas para que sepan como almacenar el agua y se disminuyan los criaderos de mosquitos y ratas. 

 

El tema también es preocupante para ambientalistas, como David Montes de Oca, coordinador de la Coalición Ambiental del Este, quien consideró que la descarga indiscriminada de aguas residuales; domésticas, industriales, agrícolas y pecuarias sin el adecuado tratamiento provoca la contaminación de los cuerpos de aguas receptores, disminuyendo la calidad de todas las aguas superficiales y subterráneas, situación que pone en riesgo la salud de la población y la integridad de los ecosistemas. 

 El experto explicó que las aguas contaminadas que llegan a Las Siete Lagunas son un asesino siente para el medio ambiente de esta ciudad, ya que daña la biodiversidad y especies como reptiles y peces que habitan allí. 

Agregó que todo terreno infiltra el agua que tiene sobre ella y Las Siete Lagunas no es la excepción, ya que tiene una carga de contaminación tan grande que afecta las aguas subterráneas. 

Recomendó que lo ideal es que se construya una planta adecuada para que los desperdicios no sean vertidos sin degradar, o de lo contrario las especies que habitan allí podrán desaparecer. 

 

En la actualidad, solo un 10% de las aguas residuales del país son recolectadas por los sistemas de alcantarillado y menos del 20% recibe algún tipo de tratamiento, según indica en su página 11 la propuesta “Compromiso Nacional para el Pacto del Agua 2021-2036” 

Tambien de interes

Tag Relacionado

Mas Popular