lunes, enero 17, 2022

Los coyotes de Baní: 40 años de impunidad en el tráfico de humanos

Es una figura fuera de ley por su práctica criminal, pero la red de tráfico de personas ha sobrevivido en esta ciudad una larga carrera de cientos de viajes ilegales a través de los cruces transfronterizos centroamericanos hasta alcanzar a México, y desde allí a Estados Unidos, operando   casi a plenitud de libertad en la jurisdicción, desde hace casi cuatro décadas.

Este despiadado negocio, que despierta ilusiones y alimenta con espejismos los sueños de sectores marginales de la población, ha hecho muy próspero a un grupo que también, en su momento, fue golpeado por privaciones sociales y económicas, optando a su tiempo por los ilícitos, a cualquier costo.

Su mejor aliado, hasta el momento, ha sido la impunidad.

Trata de personas, tráfico humano, trata de blanca, como a preferencia sea denominada, esta es la aventura con la brecha más ancha al éxito, la prisión o la muerte.

Y pocos pueblos, como Baní, tienen más casos y evidencias para contarlo, y demostrarlo.
La historia de las migraciones ilegales en busca del denominado “sueño americano”, para lo que deben recorrer cientos de kilómetros siguiendo el cordón territorial de Centroamérica, hasta trepar a México y desde allí a Estados Unidos, la escriben a fuerza individuos que saltaron de terribles miserias sociales y económicas al disfrute placentero de la prosperidad. De los primeros arrestos ha salido a la luz el nombre de dos figuras que, para los banilejos, no les causan sorpresa.

Es una figura fuera de ley por su práctica criminal, pero la red de tráfico de personas ha sobrevivido en esta ciudad una larga carrera de cientos de viajes ilegales a través de los cruces transfronterizos centroamericanos hasta alcanzar a México, y desde allí a Estados Unidos, operando   casi a plenitud de libertad en la jurisdicción, desde hace casi cuatro décadas.

Este despiadado negocio, que despierta ilusiones y alimenta con espejismos los sueños de sectores marginales de la población, ha hecho muy próspero a un grupo que también, en su momento, fue golpeado por privaciones sociales y económicas, optando a su tiempo por los ilícitos, a cualquier costo.

Su mejor aliado, hasta el momento, ha sido la impunidad.

Trata de personas, tráfico humano, trata de blanca, como a preferencia sea denominada, esta es la aventura con la brecha más ancha al éxito, la prisión o la muerte.

Y pocos pueblos, como Baní, tienen más casos y evidencias para contarlo, y demostrarlo.
La historia de las migraciones ilegales en busca del denominado “sueño americano”, para lo que deben recorrer cientos de kilómetros siguiendo el cordón territorial de Centroamérica, hasta trepar a México y desde allí a Estados Unidos, la escriben a fuerza individuos que saltaron de terribles miserias sociales y económicas al disfrute placentero de la prosperidad. De los primeros arrestos ha salido a la luz el nombre de dos figuras que, para los banilejos, no les causan sorpresa.

Es una figura fuera de ley por su práctica criminal.

- Advertisement -spot_img
Últimas noticias
- Advertisement -spot_img
Noticias relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: