2021 será más llevadero para el teletrabajo.

Teletrabajo, ¿de pesadilla en 2020 a paraíso en 2021?

En los meses venideros el teletrabajo está abocado a convertirse en más fácil, más equitativo, menos solitario y quizás más gratificante en el plano financiero para quienes tienen a bien arrojarse en sus brazos.

En 2020 el teletrabajo, ese que era otrora apenas una entelequia en muchas empresas, se convirtió de la noche a la mañana en «mainstream». Y puede que en el último año el «home office» haya cargado sobre los hombres con múltiples trabas capaces de poner a prueba la paciencia del trabajador, pero en 2021 todo irá presumiblemente a mejor.

Durante los meses venideros, y ya con la pandemia más controlada gracias a las vacunas, el teletrabajo está abocado a convertirse en más fácil, más equitativo, menos solitario y quizás más gratificante en el plano financiero para quienes tienen a bien arrojarse en sus brazos.

En un artículo para Fast Company Jared Lindzon desmenuza los motivos por los que el «home office» mejorará en 2021:

  1. Quienes trabajan en remoto recibirán más soporte por parte de empresas, políticos y legisladores
    Antes de que entrara en escena la pandemia, los trabajadores en remoto era un nicho extraordinariamente pequeño y muy poco regulado.

Puesto en 2021 un proporción notablemente más abultada de la población practicará el «home office», empresas, políticos y legisladores se pondrán las pilas para responder adecuadamente a las necesidades de los trabajadores en remoto, que podrían beneficiarse de nuevas normativas en empleo y de impuestos, por ejemplo.

  1. Habrá acceso a más herramientas y más recursos
    Con el teletrabajo en la cresta de la ola, las empresas se verán forzadas a diseñar productos y herramientas que mejoren la experiencia solapada al «home office».

Puesto que para quienes trabajan desde casa el reconocimiento puede acabar trocándose en un importante problema, algunas compañías pondrán probablemente en marcha programas para recompensar e incentivar adecuadamente a los empleados en remoto.

En el universo empresarial se invertirá asimismo en tecnología para ayudar a los líderes a comprender y evaluar mejor el engagement de los trabajadores en remoto.

Durante el próximo año emergerán además a la superficie nuevas herramientas de colaboración y comunicación y algunas empresas se pertrecharán incluso de personal volcado específicamente en atender las necesidades de los empleados en remoto.

  1. El trabajo en remoto será mucho más natural
    Lo más difícil del teletrabajo es hacer la transición de la oficina a casa.Pero una vez superada esa transición, el «home office» ganará en calidad para todos en el próximo año.

Si en los últimos meses muchos empleados implementaron cambios drásticos en sus hábitos y rutinas del día a día para acomodarse al «home office», en 2021 y con tales cambios ya asentados, todo será mucho más fácil.

Amoldarse a los nuevos hábitos que implica el «home office» es lo más complejo del «home office», pero una vez dejada atrás esta fase, aumentará en términos generales el nivel de confort de quienes trabajan en remoto.

  1. Quienes teletrabajan separarán (por fin) su vida laboral de la personal
    Muchos de quienes comenzaron a teletrabajar en el último año lo hicieron forzados por las circunstancias y sin tener además siquiera la opción de salir de casa para evadirse de sus quehaceres laborales.

En 2021 los beneficios del teletrabajo se hará mucho más conspicuos. Teletrajar significa no solo poder trabajar desde casa sino hacerlo también desde cualquier parte (una cafetería o incluso otro país).

Es previsible que en los meses venideros quienes practican el «home office» pongan en valor la libertad parapetada tras esta fórmula laboral para volcar su tiempo no solo en el trabajo sino también en otro tipo de actividades (las enfocadas a la familia, por ejemplo).

  1. El «home office» será menos solitario
    En los últimos meses muchos de quienes han hincado el diente al teletrabajo se han lamentado de la soledad y el aislamiento que éste comporta, pero parece que la soledad y el aislamiento fueron más consecuencia de la pandemia que de esta fórmula laboral.

El trabajo en remoto no significa que no se pueda trabajar codo con codo junto a otras personas (próximas en el plano físico). Algunos eligen teletrabajar, por ejemplo, en espacios de «coworking», cuyo uso está muy restringido actualmente como consecuencia del coronavirus. Pero en los próximos meses, y con buena parte de la población vacunada, el teletrabajo ganará previsiblemente en flexibilidad.

  1. Los espacios de trabajo en remoto serán más diversos
    El auge del teletrabajo implica que las empresas pueden reclutar talento a lo largo y ancho del globo e independientemente de su lugar de residencia.

En este sentido, la fuerza de trabajo tiene muchas papeletas de hacerse más internacional y más diversa en el transcurso de los próximos meses en el seno de las empresas.

Y aprovisionadas de talento más diverso, las empresas se beneficiarán de la diversidad para pulir sus rutinas de trabajo, su manera de generar ideas y su toma de decisiones.

  1. Los trabajadores en remoto podrían beneficiarse de nóminas más abultadas
    Si las empresas pueden salir a buscar talento fueran de su área geográfica gracias al teletrabajo, las empleados pueden hacer también lo propio y beneficiarse así de trabajos mejor remunerados en otros mercados.

Muchos programadores se ven obligados a mudarse, por ejemplo, a Silicon Valley para tener acceso a mejores salarios, pero con el «home office» son accesibles emolumentos más generosos casi desde cualquier parte del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribete Aquí

A %d blogueros les gusta esto: